Yin y yang


Aprendemos a hacer raices cuadradas y ecuaciones de segundo grado de inconcebible utilidad, aprendemos a conducir un extraño artefacto (que además alguien aprendió a fabricar con piezas de impronunciable nombre) que nos transporta a todos lados como por arte de magia, aprendemos a comunicarnos usando extraños códigos verbales de otros paises, con los que, además nos atrevemos a cantar nuestras canciones favoritas, aprendemos a usar la alquimia en la cocina para hacer tortilla de patatas con cebolla y algún que otro extra según la especialidad, aprendemos a construir estructuras maravillosamente complicadas de las que luego hacemos un hogar, aprendemos a usar un teléfono móvil con MP3, GPRS, SMS, y doscientas barbaridades más, aprendemos a reservar nuestras vacaciones en un extraño y mágico lugar virtual de algo que alguien inventó, llamado Internet.
Y sin embargo no sabemos cómo completar el increíblemente hermoso puzzle de la vida.
Quizá por nuestra manía de rechazar todo aquello que no nos gusta o nos da miedo.
Elegimos la pieza de la alegría, y tiramos la de la tristeza. Colocamos la pieza de la compañía y nos sobra la de la soledad. Intentamos colocar la de la luz, pero no nos gusta la de la oscuridad, y aún podemos encontrar el lugar de la pieza de la vida, pero tiramos la de la muerte bien lejos.
Quizá encontremos la paz y la plenitud, si logramos unir todas las piezas, quizá cuando nos demos cuenta de que todas esas piezas que tiramos a la basura hacen que el puzzle esté completo y hermoso, y hacen que el TODO y la NADA, puedan llamarse así y formen parte indivisible de lo que llamamos VIDA.

18 comentarios:

Monelle/Carmen 17:45:00  

Cierto, una verdad que debería avergonzarnos un poco, no quiero decir que todas esas cosas sean innecesarias, pero en muchos casos, sí prescindibles. Deberíamos hacer más caso a las cosas sencillas que conforman nuestra vida, nuestros sentimientos y el de los demás.
Más besos querida amiga.
Carmen

Clematide 0:08:00  

Completamente de acuerdo contigo, Carmen.
Muchos besitos frescos para tí, preciosa

chati 0:32:00  

Me gustaria un puzzle sencillo, se me dan bien los puzzles, por cierto guapisima, he estado acariciando un rato a Maukie tu gatito, es lindisimo, un besazo

Clematide 22:37:00  

Es un gatito mimoso y le encanta que jueguen con él. Seguro que se ha enamorado de tí!!!
Un beso preciosa, gracias por venir. Por cierto, tu nuevo look es chulo!!!

Carlos Málaga 22:47:00  

Me encanta, hasta la foto.
Besossssssss

Clematide 23:40:00  

Es lo mejor del post, esta preciosa foto!!!
Me encanta tenerte por aqui, Carlos, no me canso de decirlo.
Muchas gracias por tus palabras, corazón.

Manel Aljama 11:04:00  

Y no será todo eso: el coche,la casa, los electrodomésticos, etc. (sobre lo que nos hemos montado la vida), una pantalla o la proyección de la caverna de Platón para que no veamos la realidad de tan simple que es: yin y yang. Porque el coche sin gasolina sirve menos que un ascensor o un ordenador sin electricidad. En cambio una vela con una chispa tiene su utilidad. Debemos aprovechar sus luz mientras se consume la cera...
Preciosa la foto y valioso tu texto.
Besos

Clematide 13:30:00  

Creo que en tus palabras está la clave...Simpleza. Tendemos a hacerlo todo incomprensible y complicado, y cuando vamos eliminando artificios superfluos queda la esencia, pura y simple.
La foto es una joya que encontré en internet...para una amante de los gatos no tiene precio este yin yang gautno.
¡Gracias por tu precioso comentario Manel!

Carlos 8:36:00  

Hola Preciosa. Ya estoy aqui. Hoy es Lunes, vivámoslo.
Un beso

Clematide 23:47:00  

Hola encanto!
¡¡¡Ya tengo ganas de que me cuentes tu super viaje!!! Aunque es un gustazo tenerte de nuevo por aqui.
Muchos besitos para la vuelta...

chati 19:39:00  

Me encantan los puzzles, me encanta la oscuridad, me encanta la foto que has puesto y me encantas tu, ¿eso es yin yang?

Clematide 20:40:00  

No soy una experta, aún encuentro cosas que no me gustan...pero creo que tú sí que sabes...
A mi me encantas tú, Chati, y me encanta que vengas por aqui.
Muchos besitos, preciosa!

Angelina 15:40:00  

hola Loli, llevas mucha razón en cuanto al puzle de la vida.... quizás muchas veces nos dejamos olvidadas en alguna esquina piezas de vida que son importantes y no nos lo creemos.
Yo tengo una pieza que no olvido y esa eres tú.... por que compartimos sueños, ideales y vida.
Te envio un fraternal abrazo para que llenes un hueco en el puzzle.
Besos

Clematide 20:54:00  

Gracias Angelina, tu hermosa pieza forma parte valiosa de mi puzle.
Es un placer tenerte por aqui.
¡Un beso!

chati 15:20:00  

Que buen relato, me encantan las historias japonesas llenas de sabiduria. Un besazo, muaaa

Clematide 21:32:00  

Este comentario es para el post "cielo e infierno" supongo, ja ja ja. Gracias por tu visita, Chati, me encanta que te encante. Hay relatos simples que dejan una importante enseñanza, por eso me gustan a mi también.
Un beso grandote!!!

María del Mar 18:26:00  

Hola guapa!! Hacía mucho que no me metía en tu blog. Lo del yin y yang es sencillamente precioso, tanto las palabras como la imagen (única y perfecta). Me ha llegado muy dentro porque en estos momentos de mi vida me encuentro en plena búsqueda de las piezas olvidadas que necesito para completar mi propio puzzle. Deséame suerte en su construcción;) Un beso compi

Clematide 23:22:00  

La suerte camina junto a tí, preciosa, seguro que encuentras todas tus piezas y el puzle te queda impecable. En eso estamos la mayoría, así que mucho ánimo y adelante que tú vales mucho!!!
Gracias por tu visita, que ya sabes que me encanta. La foto es una joya para nosotras amantes de gatitos.
Un beso, corazón.

Ramillete de palabras

Si has llegado hasta aqui, es porque el amor no conoce fronteras ni límites.

Datos personales

Mi foto
Aprendiza de la vida