El efecto mariposa


El vuelo de una mariposa en Montevideo puede provocar una tormenta en Tokio…esta es la versión poética del famoso efecto mariposa, o dicho de otro modo…todo lo que ocurre en cualquier rincón remoto del planeta afecta a todos los que estamos pisando, nadando, volando o de alguna manera viviendo sobre este precioso planeta azul.
Quisiera ser mucho más consciente de cómo todos estamos mucho más conectados de lo que parece…así pondría más cuidado en lo que digo, en lo que hago, en lo que pienso.
Hacer sagrado cualquier gesto, mimar mis pensamientos, entregar mis palabras al viento con delicadeza…sabiendo que cada pensamiento puede rozar a mi compañero, cada palabra puede acariciar a quien camina a mi lado, cada cosa que hago puede hacer vibrar a quien esté cerca o lejos de mi…

10 comentarios:

Carmen Rosa Signes 9:53:00  

Así mismo hay que verlo. No de una forma tremebunda, capaz de modificar grandes cosas o crear desastres imparables, sino como lo acabas de definir. Hay que mirar a nuestro entorno y ser conscientes de ello, tenemos que mimar nuestras acciones en la medida que las de los demás nos gustaría nos mimaran a nosotros. Bellísima entrada.
Besos de lunes, feliz semana.
Carmen

Manel Aljama 12:33:00  

Hola

Tienes toda la razón. Al menos los mamíferos y las plantas tenemos una conexión.

Se sabe que si se habla o mira mal a una planta enferma y muere. El otro día, en un programa de radio, hablando del alma y la reencarnación, recordaban cuando un perro te mira como si quisiera hablar. Me acordé cuando piensas para tí pensando en el perro y entoces se gira como si te escuchara haciendo precisamente lo que estabas pensando...

El poder de la mente es muy grande y las ruedas energéticas no son una fantasía.

Besos

Clematide 17:54:00  

Me alegra que compartamos esta realidad...así sabremos que el cariño a pesar de nuestra "distancia" se siente y tiene su efecto en el corazón.
Un besito, Carmen, feliz semana a ti también.

Clematide 17:56:00  

En este rincón no es necesario que estemos siempre de acuerdo, pero cuando lo estamos en este tipo de "verdades" me parece fantástico...asi sé que todos ponemos un granito de arena para que este mundo sea más vivible...
¡Gracias Manel!

Victoriano Orts 19:51:00  

Esta profunda reflexion que tú desarroyas con tan delicada maestría me trae al pensamiento otra no menos profunda y humana del poeta inglés John Donne (1572-1631).
Nadie es una isla, completo en sí mismo;cada hombre es un pedazo de continente,una parte de la tierra;si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuída, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia; la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; y por
consiguiente,nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti.
Victoriano Orts.

Carlos 10:24:00  

Cuantas Mariposas azules en nuestras vidas desde hace tiempo, ¿verdad?
Por otro lado, te parece poca conciencia ser conciente de los que eres conciente. Tu vuelo produce también esos efectos y los resultados están por llegar. Un beso guapa

Clematide 11:24:00  

Victoriano, tengo que pedirte que vengas más por aqui...tu comentario debería estar en primera página, pues enriquece de una forma muy impactante.
Mil gracias por esta estupenda aportación...

Clematide 11:25:00  

Me siento muy dormida...por eso creo que mi alma busca este tipo de relaciones, donde amigos como tú, me dicen las palabras que ella necesita escuchar...para ir abriendo los ojos un poquito.
Las mariposas...ah! las mariposas!
Gracias, Carlos, de todo corazón.

iris 12:39:00  

Efectivamente todos estamos conectados porque todos somos uno.Aporta tu granito de arena en este mundo de aleteos de mariposas y sé feliz.Si tu eres feliz todos los demás seremos un poco más felices. Un beso guapa.

Clematide 22:15:00  

Que curioso, esa es mi respuesta al otro comentario que hiciste...Todos somos UNO...una prueba más de que lo SOMOS!!!
Gracias Iris, un gran beso y abrazo.

Ramillete de palabras

Si has llegado hasta aqui, es porque el amor no conoce fronteras ni límites.

Datos personales

Mi foto
Aprendiza de la vida