A propósito de fronteras


El último informe acerca de fronteras advierte que no existen: son un invento humano en un intento por protegerse todo aquello que nos da miedo y queremos mantener alejado, porque no lo consideramos parte de nosotros.
Es la forma más eficaz de dejar fuera de mi todo aquello que no conozco. Sin embargo, todo lo que veo fuera de mi, forma parte también de mi. Lo que me gusta y lo que no me gusta. Lo que no me gusta es porque aún no lo reconozco en mi. Y el miedo a ser algo que no conozco, me hace dejarlo fuera, lejos...aunque cerca.
Decido mirar las cosas de otro modo. Y la vida, como siempre, colabora conmigo, claro.
Una de las cosas que a veces rechazo es la televisión, la critico y me quejo, y sin embargo a veces tiene mensajes contundentes y preciosos.
“Las cosas son normales hasta que alguien las convierte en extraordinarias.” Si, créanlo, este mensaje estaba en un anuncio de coches ( no me pregunten cual, no presto demasiada atención a aquello que aún sigo considerando que no forma parte de mi, pero estoy en ello)

8 comentarios:

Carlos 18:38:00  

Tengo vecinos que viven hacia adentro y nunca nunca abren sus ventanas ni las de las terrazas.¿Y tu? A mi me gusta tener siempre las persianas subidas y las ventanas abiertas.
Cuantos mensajes hay en todo lo que hacemos, ¿verdad?
Es una delicia saber de ti a través de tu blog

Clematide 22:25:00  

Lo primero que hago al despertarme es levantar persianas para que entre bien la luz, a veces incluso con los pelos tiesos, a riesgo de que el vecindario corra de pánico, ja ja ja. Me encanta abrir ventanas y que entre luz y aire.
Es cierto que todo lo que hacemos tiene su significado, y es fascinante ir traduciendo esos mensajes para conocernos cada vez mas. ¿verdad?
Una delicia es para mi encontrar tus comentarios,
Carlos. Siempre amable y tierno...
Muchos besitos, corazón!

Monelle/Carmen 9:03:00  

Ya somos dos, a mi me sucede lo mismo, todo aquello que no asimilo como propio, no despierta para nada mi interés, y la publicidad, creo que forma parte de eso en un porcentaje muy alto, aunque, como a ti, en ocasiones pueda sorprendernos. Me duele reconocer que estás en lo cierto al afirmar que aquello que no comprendemos como nuestro no nos gusta de nosotros mismos, deberíamos ponerle remedio, aunque en ocasiones nos duela ser un poco más egoístas o egocéntricos, menos caritativos o altruista, de lo que somos, por decir algunos de los defectos que en ocasiones afloran ante mi en el espejo.
Besos de domingo Loli querida.
Carmen

Clematide 16:55:00  

Darse cuenta ya es algo, Carmen, además que siempre tenemos el espejo que nos ayuda a ver mejor, si queremos.
( no me creo nada de lo que ves en tu espejo...lo tendrás distorsionado? je je je, eres un gran sol en un cielo muy limpio, Carmen linda!)
Muchos besos!

chati 11:22:00  

Recuerdo esa frase del anuncio, aunque igual que tu no presto atencion a las cosas que me bombardean alrededor, mi cerebro (afortunadamente) es bastante selectivo con lo que asimila. Besos preciosa

Clematide 22:54:00  

Pues qué lujo tener un cerebro así. La mayoría se traga lo que le echen, ja ja ja.
Muchos besitos encanto!

Manel Aljama 22:02:00  

Estoy de acuerdo que las cosas normales se pueden convertir en extraordinarias como lo más sencillo en lo más valioso y no al revés. No es un consuelo fácil para el pobre. Escucha a mi hija tocar el violín me produce una gran satisfacción aunque no tenga una videocámara, y sin embargo otros se pierden ese gozo simplemente por encuadrar y grabar ese momento. Durante la breve interpretación presnta más atención a todo lo accesorio que a lo más valioso: ESCUCHAR.
Me recuerdan al personaje del cuento de "El caballero de la armadura oxidada"..
Besos

Clematide 22:26:00  

Como siempre Manel, tus comentarios son una valiosa fuente de sabiduría y reflexión. Totalmente de acuerdo en que hay que ESCUCHAR.
Estoy encantadísima que enriquezcas este blog con tus palabras.

Ramillete de palabras

Si has llegado hasta aqui, es porque el amor no conoce fronteras ni límites.

Datos personales

Mi foto
Aprendiza de la vida