Alerta papis


Consejos del juez Emilio Calatayud
para formar hijos delincuentes

1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
3. Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.
4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
8. Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

2 comentarios:

Monelle 8:49:00  

Es difícil buscar un equilibrio entre lo que se debe hacer y lo que deseas hacer. Muchas de esas cosas, sobre todo, lo que implica lo que creemos el bienetar del niño -mimarlo en exceso-, no cuesta, no nos duele darles aquello de lo que hemos nosotros carecido, sin que él nos lo pida siquiera, simplemente por el placer de verle feliz. Es tan difícil educar. No obstante, hay otros factores a parte de los mencionados que influyen para que eso ocurra. Quién haya vivido la realidad de los barrios marginales, sabe que incluso en las más extremas circunstancias, en aquellas en las que coinciden más de un punto de los de la lista, no todo los niños acaban metidos en la delincuencia, ni mucho menos.
Aún priva en el hombre la conciencia propia. O al menos, eso creo yo.

Muy bueno el chiste de Forges, qué buen maestro del humor.

Besos preciosa.

Carmen

Clematide 20:26:00  

Tengo la impresión de que en esto de la educación hemos pasado de un extremo del movimiento pendular al otro, quizá algún día encontremos el equilibrio.
Forges es genial!
Besitos amiga.

Ramillete de palabras

Si has llegado hasta aqui, es porque el amor no conoce fronteras ni límites.

Datos personales

Mi foto
Aprendiza de la vida