Brindar una sonrisa


No cuesta nada, pero crea mucho.

Enriquece a quienes la reciben sin empobrecer a quienes la dan.

Ocurre en un abrir y cerrar de ojos, y su recuerdo dura a veces para siempre.

Nadie es tan rico que pueda pasar sin ella, y nadie es tan pobre que no pueda enriquecerse con sus beneficios.

Crea la felicidad en el hogar, alienta la buena voluntad en los negocios y es la contraseña de los amigos.

Es descanso de los fatigados, luz para los decepcionados, sol para los tristes y el mejor antídoto contra las preocupaciones.

Pero no puede ser comprada, pedida, prestada o robada porque es algo que no rinde beneficios a nadie a no ser que sea brindada espontánea y gratuitamente.

Brinda tu sonrisa, sobre todo, a aquellos que nunca rien, porque nadie necesita tanto una sonrisa como aquel a quien ya no le queda ninguna que ofrecer.

4 comentarios:

Monelle/Carmen 18:29:00  

Bellísima propuesta, ojalá todo el mundo tuviera esa iniciativa, el mundo realmente sería más feliz.
Besos de fin de año.

Carmen

Clematide 22:43:00  

Estoy de acuerdo contigo, Carmen, es algo tan fácil que merece la pena pensar en ello.
¡Muchos besitos encanto!

el jardinero 21:15:00  

Tu alma cargada de esperanzas y amor habla a través de tus ojos preciosos y de tu blog. Es inconteniblemente fácil quererte.
Pertenecerte debe ser algo así como el estremecimiento orgásmico de la diosa Afrodita. Un viaje donde el alma navega adecuadamente orientada por un mar celeste de placer.
Salud y paz interior para el año próximo. Besos tiernos.

Clematide 23:04:00  

Gracias no es nada...pero es que (((me he quedado muda...)))
Que el Universo te colme de Luz y Vida amable jardinero.

Ramillete de palabras

Si has llegado hasta aqui, es porque el amor no conoce fronteras ni límites.

Datos personales

Mi foto
Aprendiza de la vida