Mis tesoros


Cuando era pequeña no era una niña muy sofisticada, no tenía la típica cajita musical, con danzarina girando al abrirse, femenina y romántica, en cambio tenía una caja de zapatos, nada vistosa, en la que guardaba grandes y valiosos tesoros.

Entre otras cosas tenía un sacapuntas con forma de perrito triste que me regaló una amiga en tercero de EGB (eso que se estudiaba en la antigüedad antes del primaria y secundaria de ahora), el último cromo del álbum de la abeja Maya (los regalaban con los danones, y te podías considerar afortunado/a si conseguías completar la colección...yo lo logré con la ayuda de un primo que obtuvo este último cromo, creo recordar que con métodos poco ortodoxos) y un extraño juego de tarjetas que nunca supe cómo jugar, quizá fue ese misterio el que le otorgó el privilegio de residir en mi cajita especial.
Cuando fui creciendo (no demasiado, dicho sea de paso) dejé eso de las cajas de tesoros, pues entre otras cosas consideraba señal de madurez dejar atrás los símbolos de la infancia.
Pero se ve que voy involucionando y de nuevo tengo una caja de tesoros, aunque lo he camuflado en forma de blog, para disimular.
Siempre que lo abro me saluda un gatito que ronronea agradecido cuando le acaricio el pechito con el puntero del ratón (¡menuda paradoja! quizá no se alegraría tanto si supiera a quién pertenece el puntero, je je je. ). Tengo enlaces de lujo con otros blogs especiales y queridos, de vez en cuando escribo o transcribo lo que considero interesante, adornándolo con imágenes que me parecen sugerentes. Y además colecciono realmente halagada y agradecida regalos en forma de comentarios, y visitas, aunque no dejen rastro visible.
Voy coleccionando mis propios tesoros y me permito expresar de vez en cuando mis intereses, agradecimientos, alegrías, curiosidades y demás asuntos que tienen algún efecto sobre mis emociones y sentimientos.
Dicho de otro modo, esta es mi manera adulta de volver a la niñez y seguir recopilando tesoros mágicos.

Hoy quiero guardar un tesoro más en esta cajita.

Quiero dejar un amor inmenso, el que siento por todos vosotros, incluso por los que no abren la tapadera de esta caja, y por mí misma, y mis sinceros deseos de felicidad y prosperidad en el año que comenzaremos mañana.

5 comentarios:

chati 11:30:00  

Me gustaria contribuir a tu cajita de tesoros regalandote un beso y un abrazo por cada dia de el año que empieza y desdeandote mucho amor en tu vida. Besos y Feliz Año preciosa

Monelle/Carmen 13:59:00  

Me siento más que privilegiada de poder acceder a esa cajita de tesoros, has sabido cómo compartirlos y hacerlos parte de nuestra vida. Gracias por haber lo hecho así y tan bien. Gracias por ser como eres y estar siempre ahí. Te quiero mucho Loli.
Besos y lo mejor para ti también, en este año que comenzaremos dentro de muy poquito.
Carmen

Clematide 21:28:00  

El privilegio es mío, por tener amigas-tesoro como vosotras, y regalar tanto amor con vuestras palabras.
Os deseo un feliz año nuevo, lleno de amor, salud y mucha Paz.
Gracias por hacer de mi simple cajita, un baúl de tesoros.

Anónimo 11:25:00  

Mis mejores deseos para ti y todos tus amigos.
Gracias, continua asi, te necesitamos.
Besos

Clematide 21:44:00  

Este post también te incluye a ti, con todo mi cariño y mi agradecimiento.
Soy yo quien necesita de gente como vosotros que venís, leéis y tenéis el precioso detalle de dejar vuestro comentario.
¡Un abrazo bien grande!

Ramillete de palabras

Si has llegado hasta aqui, es porque el amor no conoce fronteras ni límites.

Datos personales

Mi foto
Aprendiza de la vida